Algo de felicidad

Posted in Cine on 17 abril, 2011 by saxonita

Posted in Sin categoría on 24 octubre, 2010 by saxonita

Agotada.
Worn Out; Elizabeth Eleanor Siddal.

Tus fuertes brazos me rodean,
Mi cabello se enamora de tus hombros;
Lentas palabras de consuelo caen sobre mi,
Sin embargo mi corazón no tiene descanso.

Porque sólo una cosa trémula queda de mí,
Que jamás podrá ser algo,
Salvo un pájaro de alas rotas
Huyendo en vano de ti.

No puedo darte el amor
Que ya no es mío,
El amor que me golpeó y derribó
Sobre la nieve cegadora.

Sólo puedo darte un corazón herido
Y unos ojos agotados por el dolor,
Una boca perdida no puede sonreír,
Y tal vez ya nunca vuelva a reír.

Pero rodéame con tus brazos, amor,
Hasta que el sueño me arrebate;
Entonces déjame, no digas adiós,
Salvo si despierto, envuelta en llanto.

¡Hola mundo!

Posted in Sin categoría on 8 octubre, 2010 by saxonita

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Emily Dickinson

Posted in Poesia on 22 septiembre, 2010 by saxonita


 

SABER LLEVAR NUESTRA PORCIÓN DE NOCHE

Saber llevar nuestra
porción de noche

o de mañana pura;

llenar nuestro vacío
con desprecio,

llenarlo de ventura.

 

Aquí una estrella, y
otra estrella lejos:

alguna se extravía.

Aquí una niebla, más
allá otra niebla,

pero después el Día.



 

 

ES LA ESPERANZA EL SER CON PLUMAS

Es la esperanza el
ser con plumas

que se posa en el
alma,

y sin palabras su
canción entona

y ya nunca se calla,

 

y es más dulce su
voz en el gran viento.

Habrá de ser muy dura
la borrasca

para abatir al
pájaro chiquito

que a tantos dio su
llama.

 

Oí su voz en las más
frías tierras

y en la mar más
extraña;

pero nunca en los
días de miseria

me pidió una migaja.


 

 

EL OCASO TRAEDME EN UNA TAZA

El ocaso traedme en
una taza,

contadme las vasijas
de la aurora

para decirme su
rocío exacto;

Decidme hasta qué
altura da la mañana un brinco

y cuánto duerme el
tejedor que hizo

ese lienzo de azul
tan dilatado.

 

Escribid cuántas
notas en su éxtasis

tiene el recién
llegado petirrojo

entre asombradas
ramas del estío;

cuántos viajes hace
la tortuga,

cuántas tazas la
abeja saborea,

ebria de su rocío.

 

¿Quién puso al arco
iris sus estribos

y quién guía las
dóciles esferas

con mimbres del azul
más delicado?

¿Qué dedos pulsarán
la estalactita

y quién cuenta el
dinero de la noche

para saber si todo
está pagado?

 

¿Quién construyó
esta casa pequeñita

y dejó tan cerradas
las ventanas

que se quedó mi alma
toda a oscuras?

¿Y quién me sacará
un día de fiesta,

con unas alas negras
para huir, como pompa

que aún no te
figuras?


Premonición antes de Otoño

Posted in Pensamientos on 20 septiembre, 2010 by saxonita

Ayer soñé que volvía al pasado, que estaba con una niña, la conocía la había cuidado, pero era mala, era cruel conmigo…no recuerdo más, solo el anterior sueño, el de el dos días atrás, me hacían daño, apretaban mi espalda y yo despertaba.
Siempre he creído en el mundo de los sueños, por experiencias propias, me avisan, me hacen pensar en lo presente y en lo que está por llegar, influyen más de lo que la gente cree.Si soñamos, por algo será,¿ no? Creo que todo tiene su justificación, aunque algunas veces nos negemos a creerlo.
Hoy he dormido bien, las horas razonables, me he levantado bien, no físicamente, si no de mente,más fuerte, más despejada, más alegre y eso, últimamente en mi es algo cada vez más raro. Divagaciones y mi mente dando vueltas y más vueltas a todo, jamás había visto con estos ojos todo lo que puedo ver ahora y jamás había sentido tanto como puedo sentir ahora.Me transformo, me convierto, siento…deseo de aprender, delirios de sabiduria…Ojalá mañana vuelva a despertar igual…

-Sobre los ángeles (1929)- “El alma en pena”-Rafael Alberti

Posted in Poesia on 20 septiembre, 2010 by saxonita




Ese
alma en pena, sola,

ese
alma en pena siempre perseguida

por
un resplandor muerto.

Por
un muerto.

 

Cerrojos,
llaves, puertas

saltan
a deshora

y
cortinas heladas en la noche se alargan,

se
estiran,

se
incendian,

se
prolongan.

 

Te
conozco,

te
recuerdo,

bujía
inerte, lívido halo, nimbo difunto,

te
conozco aunque ataques diluido en el viento.

 

Párpados
desvelados

vienen
a tierra.

Sísmicos
latigazos tumban sueños,

terremotos
derriban las estrellas.

Catástrofes
celestes tiran al mundo escombros,

alas
rotas, laúdes, cuerdas de arpas,

restos
de ángeles.

 

No
hay entrada en el cielo para nadie.

 

En
pena, siempre en pena,

alma
perseguida.

A
contraluz siempre,

nunca
alcanzada, sola,

alma
sola.

 

Aves
contra barcos,

hombres
contra rosas,

las
perdidas batallas en los trigos,

la
explosión de la sangre en las olas.

Y
el fuego.

El
fuego muerto,

el
resplandor sin vida,

siempre
vigilante en la sombra.

 

Alma
en pena:

el
resplandor sin vida,

tu
derrota.